Patrimonio Industrial



Elementos del patrimonio industrial y de la obra pública en Euskadi

Colonia de Explosivos Río Tinto

colonia_riotinto
sombra imagen
Territorio:  Bizkaia
Municipio:  Galdakao
Grado de protección:  Ninguno
Actividad:  Químico

Las colonias obreras eran pequeñas ciudades, casi autónomas, concentradas en torno a las fábricas, promovidas por las empresas para favorecer la residencia de los trabajadores en lugares próximos, obteniendo beneficios económicos, un mayor control sobre los trabajadores y las ventajas derivadas de la paz social. El sistema de colonia obrera se implantó, a partir del siglo XIX, en numerosas regiones europeas, pero en el País Vasco podemos considerarlas anecdóticas porque en él la industrialización fue un proceso esencialmente urbano. En Bizkaia, destaca por su entidad la colonia que nació y creció en torno a la fábrica de explosivos que La Dinamita instaló en el municipio de Galdakao a finales del siglo XIX.

El origen de esta empresa, embrión de la futura Unión Española de Explosivos (1896), se remonta al año 1872, fecha en la que el propio Alfred Nobel crea la citada sociedad para introducir y explotar su invento en España. La primera fábrica se instaló en el monte Santa Marina, en Galdakao, cerca del barrio bilbaíno de Begoña. En 1886 se trasladó a unos terrenos más apartados de los núcleos de población. En el monte Pagatza se ubicaron los talleres de las dinamitas, rodeados de un espeso arbolado, mientras que las naves de fabricación de ácidos y demás materias primas, junto con los servicios generales de la fábrica, se emplazaron ladera abajo, a unos dos kilómetros, en el barrio de Zuazo.

En 1912 nace una sociedad cooperativa, de gestión autónoma, que proporcionará a los trabajadores alimentos y otros artículos de consumo a precios inferiores a los del mercado. Se inaugura un centro recreativo y una ermita dedicada a Santa Bárbara, lo que pone de manifiesto la identificación entre empresa y colonia, que también se evidencia en la curiosa denominación que adoptará el equipo de fútbol local, el Nitroglicerina. En 1918 se construyen colegios para niños y niñas, y se habilita un local para las representaciones de teatro y zarzuelas, a cargo de un grupo artístico directamente patrocinado por la fábrica. El barrio disponía ya de su propia banda de música desde 1887, integrada en su totalidad por miembros de la plantilla fabril. Junto a estos servicios comunes, se construyeron también viviendas para alojar a parte del personal de la empresa, fundamentalmente a los cargos técnicos.

La colonia ha llegado hasta nuestros días conservada casi en su integridad, aunque algunos edificios conocen hoy usos diferentes a los que tuvieron en origen. Es un conjunto homogéneo y armonioso, en el que domina el estilo neovasco.

En 1926 la empresa promovió también la creación de un grupo de noventa viviendas, acogiéndose a la Ley de Casas Baratas. Este nuevo barrio obrero de Santa Bárbara, conocido hoy como Tximelarre, se inauguró dos años después. Es un pintoresco conjunto, cuya personalidad recae principalmente en el uso de la piedra, singular en el panorama de las casas baratas vizcaínas. También de estilo neovasco, fueron proyectadas por los arquitectos José Mª de Basterra y Emiliano Aman.

Colonia de Explosivos Río Tinto
sombra imagen
Colonia de Explosivos Río Tinto
sombra imagen