Patrimonio Industrial



Elementos del patrimonio industrial y de la obra pública en Euskadi

ELMA S.A.

elma_s-a-
sombra imagen
Página web:  https://goo.gl/vWIHuP
Territorio:  Gipuzkoa
Municipio:  Mondragón
Grado de protección:  Ninguno
Actividad:  Siderometalurgia y bienes de equipo
elma_s-a-Ubicacion en Google Maps

La actual empresa Fundiciones  GELMA SA es la  heredera  directa de La Cerrajera Moderna ELMA SA según escritura del 13 de  abril de 1924. Los socios fundadores, todos ellos de Arrasate, fueron   Gregorio y Eugenio Echevarria, Pantaleón Leibar, Francisco  y Román Vélez de  Mendizábal, Joaquín Arregui, Julio Aguirrebeitia y Daniel Arcauz,   entre los que se encontraban antiguos operarios  y contramaestres de la Unión Cerrajera de Mondragón. El objeto de esta sociedad era la fabricación y venta de toda clase de artículos de cerrajería, tonillería, ferretería, piezas fundidas de hierro colado o maleable o de otros metales.

En un primer momento la firma contaba con un único edificio destinado a fábrica de cerrajería ubicado junto al río Deba y la carretera Madrid-Irun. Este edificio  presentaba estructura de madera y muros de carga en mampostería. Posteriormente la empresa  vivirá un fuerte  crecimiento y  acometerá la ampliación del edificio originario.

En septiembre de 1930 se firma en San Sebastián  el proyecto del  conocido edificio de oficinas, el edificio de la torre,  bajo el título de proyecto de fábrica para la Sociedad ELMA,  del que desconocemos el autor.

Así, en su décimo aniversario,   en 1934,  la empresa era ya conocida a nivel mundial,  especialmente en  los mercados sudamericanos y europeos, dedicada a  la producción de  artículos de uso domésticos como molinos de café, cierres hidráulicos para puertas, infiernillos, heladoras, picadoras de carne, coladores, ollas, etc.  La fábrica  ocupaba  ya 300 obreros y contaba con una superficie edificada de 13.000 metros cuadrados.

Efectivamente, fotografías de la empresa de los años 30 nos descubren un conjunto construcciones muy heterogéneas desde el punto de vista  de la tipología constructiva. Junto al emblemático edificio de oficinas, el edificio de la torre, se observan pequeñas naves en dientes de sierra al lado de otras naves a dos aguas, las primitivas naves de fundición, el puente, un depósito de agua…

En 1944  se aprueba el proyecto de defensa de la fábrica Elma S.A. firmado en San Sebastián  en julio de 1943 por el ingeniero industrial Fernándo Iñiguez. En realidad se trataba de reorganizar el espacio posterior al edificio de oficinas, simplificar el entramado de naves  existente, derribándolas,  con una construcción de ocho naves en shed, y de estructura de hormigón armado. que se extendían desde el  edificio de oficinas hasta el río Deba. Suponían también dotarle de un cerramiento homogéneo a la fábrica  a modo de pantalla.

Actualmente, envueltas en cerramiento de chapa metálica  mantiene parte de las naves de los años 40 en la margen derecha del  río Deba. En la orilla opuesta  y rodeada de numerosas viviendas, solamente se mantiene en pie el emblemático edificio de oficinas, de 1930. Con una original torre  en el ángulo noroeste simula una organización de zócalo y una única  altura cual nave unitaria recorrida por grandes vanos   a modo de vidrieras que recuerda los templos góticos. Sin embargo,  su  decoración  despliega todo un repertorio de recursos como las  placas recortadas en las pilastras  de sabor barroco, o  los casetones que se abren en la cornisa,  de reminiscencias clasicistas,  o el recerco de vanos en ladrillo visto sobre el revoco en crema, o el singular dibujo de la crestería… que constituyen referencias que en su conjunto nos remiten a gustos eclécticos  que derivan hacia el modernismo más  refinado. Patrimonio industrial en el País Vasco, vol 2, p. 921.

ELMA / GELMA
sombra imagen