Patrimonio Industrial



Elementos del patrimonio industrial y de la obra pública en Euskadi

Fábrica de harinas de El Pontón

fabrica_de_harinas_del_ponton
sombra imagen
Página web:  https://goo.gl/daxpEo
Territorio:  Bizkaia
Municipio:  Bilbao
Grado de protección:  Inventariado
Actividad:  Agroalimentario
fabrica_de_harinas_del_pontonUbicacion en Google Maps

La Panadería Municipal del Pontón, es el único elemento que ha sobrevivido del conjunto industrial que el Ayuntamiento de Bilbao proyectó construir a mediados del siglo XVIII.  La obra no se realizó hasta 1794, cuando se designó al arquitecto de la Academia de San Fernando, Alejo de Miranda, para llevar a cabo su diseño y ejecución. 

El Pontón inauguraba una tipología arquitectónica novedosa en nuestro entorno, convirtiéndose en el primer edificio fabril de la protoindustria vizcaína.

El proyecto de Alejo de Miranda se plasmó en un conjunto de cuatro edificios exentos, adaptados a una pronunciada pendiente. De entre ellos, la panadería era sin duda el elemento más sobresaliente, un paralelepípedo de 46 x 34 metros de planta y con un imponente alzado de 17 metros repartidos en cuatro plantas. En la fachada meridional, la que da a la ría, se disponían once ejes de vanos regularizados con dinteles adovelados. Los gruesos muros se construyeron con mampuesto concertado con argamasa, reservando la piedra sillar para los huecos y refuerzos de esquinas. La planta baja se resolvió en talud para soportar mejor la presión del muro de carga. 

El diseño de espacios y fachadas se hizo con escasas concesiones ornamentales y bajo un criterio funcionalista que, aún limitado por los recursos técnicos de la época, anunciaba el concepto contemporáneo de fábrica. Y es que el autor carecía de ejemplos cercanos en los que fijarse, dado que el de fábrica era un concepto novedoso y extraño: como tipología había hecho su aparición apenas unas décadas antes en los países europeos más avanzados; de ahí que su obra adquiriese ese peculiar aspecto entre conventual y carcelario. 

La difícil situación política y económica a finales del XIX, especialmente en lo relacionado con la importación de cereales y harinas, poco menos que obligó a los empresarios bilbaínos del ramo a concentrar sus capitales y esfuerzos, creando la sociedad Harino Panadera S.A., de la que no participó el Pontón, firmando de esta manera su sentencia de muerte. En 1995 la Cooperativa de Padres de Alumnos de la Ikastola Abusu -en La Peña desde 1976- acordaba construir unas instalaciones escolares nuevas dentro del perímetro de los muros existentes. (M.ZABALA: Patrimonio industrial en el Pais Vasco, vol 1, p. 204).

Fábrica de Harinas del Pontón
sombra imagen