Patrimonio Industrial



Elementos del patrimonio industrial y de la obra pública en Euskadi

FAES

faes
sombra imagen
Territorio:  Bizkaia
Municipio:  Leioa
Grado de protección:  Ninguno
Actividad:  Químico
faesUbicacion en Google Maps

Ver FAES FARMA en un mapa más grande

Desde sus orígenes, la Fábrica Española de Productos Químicos y Farmacéuticos, FAES, especializada en industria farmacéutica, ha sido una de las empresas más importantes del sector químico en Bizkaia. Se fundó el 29 de julio de 1933 y se ubicó junto al cauce del Ibaizabal-Nervión, en la vega de Lamiako (municipio de Leioa). Ocupa un área de 4.000 metros cuadrados y en ella se elaboraban sales de bismuto, cloruros y óxido amarillo de mercurio con mineral procedente, fundamentalmente, de Córdoba y Almadén. La importancia de esta empresa hay que entenderla en el contexto de un país deficitario en su industria químico-farmacéutica, con escasos recursos para la investigación. Desde sus inicios, la empresa se dedicó a la búsqueda de productos terapéuticos que combatieran enfermedades entonces endémicas entre la población española, como la sífilis, las fiebres recurrentes o las fiebres de Malta. Durante el periodo de autarquía que siguió a la guerra, se inició una etapa de esfuerzo científico e investigador, motivado por la falta de materias primas que hasta entonces se obtenían del mercado europeo. De hecho, FAES fue la única empresa española con capacidad para producir arseno-benzoles y arsenicales antiluéticos, compuestos orgánicos pioneros como antibióticos en el tratamiento de las enfermedades infecciosas, que se utilizaban en hospitales y clínicas.

En 1935 el arquitecto Enrique Belda proyectó los primeros edificios de producción y sus oficinas generales, aunque su fisonomía se ha ido alterando prácticamente desde su inauguración, por lo que su aspecto actual se debe, más que al trazado original, a las ampliaciones de las décadas de 1950, 1960 y 1970 a cargo de arquitectos como Rafael Fontán o Pedro Ispizua Susunaga, en colaboración con Belda, Gregorio Viteli y Francisco Javier Ispizua Uribarri. El conjunto de edificios se organiza a partir de pabellones dispuestos en torno a calles y un espacio interior a modo de plaza que facilitan la movilidad. La mayoría son de hormigón armado con estructura vista, y muros de cierre de albañilería, con acabado en ladrillo a cara vista, que unifica y crea sensación de conjunto pese a la diversidad de tipologías y épocas constructivas. La cubierta es plana.

En el tratamiento de la fachada se usan repertorios ornamentales de raigambre clásica a base de escudos, frontones y columnas, poniendo especial cuidado en la puerta de acceso, donde se concentran elementos decorativos que singularizan el conjunto. El edificio de investigación, ubicado tras la zona de producción y unido a ésta mediante un cuerpo de tres alturas, destaca del resto de inmuebles por su caja de escalera, que sobresale en fachada y resalta en altura. Las instalaciones se completan con dependencias auxiliares, como el depósito depurador de aguas y distintos pabellones, como los de molienda, liofilización, electrólisis y un pequeño zoológico industrial.

FAES
sombra imagen
FAES
sombra imagen