Patrimonio Industrial



Elementos del patrimonio industrial y de la obra pública en Euskadi

Funicular de La Reineta

funicular_la_reineta
sombra imagen
Página web:  https://goo.gl/vWIHuP
Territorio:  Bizkaia
Municipio:  Valle de Trapaga
Grado de protección:  Calificado
Actividad:  Transporte y comunicaciones
funicular_la_reinetaUbicacion en Google Maps

Ver FUNICULAR LA REINETA en un mapa más grande

Un antecesor inmediato de los funiculares fueron los planos inclinados, muy utilizados antaño en la zona minera de Bizkaia, y que consistían en una rampa dotada de dos vías paralelas. En ella, las vagonetas cargadas descendían por gravedad, lo que permitía elevar las vacías al estar unidas entre sí por un cable.

El primer funicular de Euskadi fue el del monte Igeldo, inaugurado en 1912, seguido poco después, en 1915, por el de Artxanda. Mientras, en la zona alta de Trapagaran, la creciente actividad minera en los distritos de La Reineta y La Arboleda había generado una notable concentración de población, con más de 5.000 habitantes que se encontraban prácticamente aislados del valle.

Para dar solución al problema, nació el funicular de La Reineta. El primer proyecto, impulsado por Jaime de Orue y Olavarría en 1913, fue retomado por la Diputación Foral de Bizkaia en 1921, con un presupuesto inicial de 1.544.121 pesetas. El 24 de septiembre de 1926 se procedió a su inauguración. Las obras fueron dirigidas por el ingeniero Francisco Guinea, mientras que las estaciones extremas fueron diseñadas por el arquitecto Diego de Basterra. Ambos edificios son de estilo neovasco y combinan diferentes acabados mediante zócalos de sillares almohadillados y mampostería raseada, con falsos entramados lígneos de carácter decorativo.

El funicular enlaza la estación de La Escontrilla, situada a 62 metros sobre el nivel del mar, con la de La Reineta, emplazada a una cota de 404 metros. Las obras de infraestructura más destacadas son tres viaductos de hormigón armado revestidos con sillares de gran volumen. La empresa suiza Lucien Von Roll, de Berna, suministró los elementos de tracción, carriles y vehículos. Esta sociedad también construyó los equipos de los funiculares de Artxanda e Igeldo.

La sala de máquinas del funicular se encuentra en la estación superior y estaba dotada de un motor trifásico asíncrono de 150 caballos, fabricado en Baden (Suiza) por la casa Brown Boveri. A partir de 1992 fue sustituido por un moderno motor construido por Indar en Beasain. También se procedió a la sustitución de las viejas carrocerías de madera originales por otras nuevas fabricadas por el constructor de autobuses Irizar en Ormaiztegi (Gipuzkoa). El mecanismo motor imprime al funicular una velocidad de dos metros por segundo, lo que permite cubrir el recorrido de 1.180 metros que separa La Escontrilla de La Reineta, en tan solo diez minutos.

Una peculiaridad del funicular de La Reineta es el emplazamiento de las carrocerías sobre unas plataformas que las mantienen en posición horizontal, y como las dos estaciones de la línea cuentan con puentes-grúa, pueden ser retiradas con facilidad. De este modo, la plataforma quedaba libre, lo que en el pasado permitía transportar vehículos de todo tipo. (J. OLAIZOLA: Patrimonio industrial en el Pais Vasco, vol 2, p. 1079).

Funicular de La Reineta
sombra imagen
Funicular de La Reineta
sombra imagen
Funicular de La Reineta
sombra imagen