Patrimonio Industrial



Elementos del patrimonio industrial y de la obra pública en Euskadi

Coto Minero Irugurutzeta

irugurutzeta
sombra imagen
Página web:  https://goo.gl/daxpEo
Territorio:  Gipuzkoa
Municipio:  Irún
Grado de protección:  Ninguno
Actividad:  Minería y otros recursos geológicos
irugurutzetaUbicacion en Google Maps

La riqueza de los cotos mineros del Bidasoa era conocida desde la época romana. Su explotación continuó durante la Edad Media y llegó hasta el siglo XX ya que la composición del mineral  era idoneo para la fabricación de acero Bessemer. Esto atrajo a las compañías inglesas Spanish Hematite Iron Company Limited y The Bidasoa Iron Company Limited a las que se unió The Bidasoa Railway and Mines Limited. 

Tras la extracción, el mineral iniciaba un largo recorrido hasta su definitiva expedición: vía de arrastre, impulsada por bueyes, hasta unos coladeros por lo que se cargaba en una línea aérea de baldes, que salvaba la difícil orografía, hasta los hornos de calcinación. Ya calcinado, por una vía ligera llegaba el mineral a orillas del Bidasoa donde se descargaba en lanchas para cruzar el río y cargarlo en vagones del Midi francés hasta las siderurgias belgas y alemanas.

En 1901 compró las instalaciones la empresa Ortiz de Villacián y Cía que, las vendió a la sociedad vizcaína Minas de Irún y Lesaca y Ferrocarril del Bidasoa, que centró la explotación en los cotos de Endarlaza y Meazuri, y mejoró y amplió las instalaciones. En 1936, las minas pasaron a la Compañía de Explotaciones Mineras Aralar, de capital alemán. A mediados de los cuarenta cesó la producción y se abandó el lugar.

El actual paisaje de las faldas de Aiako Harria, es heredero de esta intensa actividad extractora. Todavía se identifican canteras, escombreras, sistemas de transporte, planos inclinados, la residencia del director conocida como “castillo del ingles” o las ruinas de un poblado minero. En Irugurutzeta se halla la zona más accesible y emblemática, testimonio de los procesos de preparación y calcinación de mineral. Un sistema de terrazas permitía aprovechar al máximo el terreno. A la primera llegaban los sistemas de transporte de mineral, planos inclinados o cables aéreos. En la segunda se levantaban los nueve hornos de calcinación, unos de sillería y planta circular, otro de ladrillo al interior y al exterior, otros de mampostería. Un potente muro de mampostería en el que se abren las bocas de descarga, separa esta terraza de la tercera en la que se puede identificar la explanación del ferrocarril.

La batería de hornos es lo más destacado del conjunto. Los hornos tienen grapas de hierro y respiraderos y, aunque han perdido todos ellos el cono de hierro, conservan la base interna. La plaza de descarga del interior de los hornos es piramidal, de caras cóncavas para poder repartir con mayor comodidad la masa calcinada y facilitar su salida. Durante los trabajos de limpieza y consolidación desarrollados se descubrió el sistema de tiro inducido de dos de los hornos, instalado para mejorar su producción.

Desde el año 1997 la zona, y en concreto el taller de preparación del mineral, está inmersa en un proceso de puesta en valor y recuperación. En el año 2000, el coto fue incluido en el Plan Nacional de Patrimonio Industrial elaborado por el Ministerio de Cultura. Tras varias campañas de limpieza y consolidación, en 2010 se inició la consolidación y rehabilitación del cargadero de mineral, que ya cuenta con el proyecto para su reutilización como Centro de Interpretación, y la redacción de un proyecto museológico para el parque  minero. Patrimonio industrial en el País Vasco, vol 1, p. 486.

Irugurutxeta
sombra imagen
Irugurutxeta
sombra imagen