¿Sabias que...

...los trenes y el Metro circulan por su izquierda? ¿Sabes por qué?

---los_trenes_y_el_metro_circulan_p
sombra imagen

Antiguamente en toda Europa se circulaba por la izquierda, cuando se trataba de carros y carruajes. El cochero llevaba las riendas con la mano izquierda, dejando la derecha para el látigo; en caso de conducir por el lado derecho el látigo podría golpear a los peatones. En consecuencia se estableció que los carruajes circulasen por la izquierda para que el látigo quedase en el centro de la calzada.


La revolución francesa cambió en la Europa continental la circulación a la derecha para dejar claras las distancias con la aristocracia, que era la que podía circular en coche de caballos y por tanto lo hacía por la izquierda, forzando a los campesinos a moverse por el lado derecho, a quienes los adelantaban de forma ofensiva. Tras la toma de la Bastilla, los aristócratas tenían que disimular, para pasar desapercibidos, y comenzaron a circular por la derecha. En el decreto de 1794 se definió oficialmente la circulación por la derecha. Al mismo tiempo también se tomaron las mismas medidas en otros países.


A partir de 1800, cuando se comenzaron a dictar normas de circulación de vehículos, los británicos trataron de imponer su criterio y todas sus colonias fueron adheridas a las normas de Gran Bretaña. Por esa razón, India, Indonesia y en general todas las colonias británicas del sureste asiático y Australia, más las colonias africanas, establecieron el tráfico por el lado izquierdo.


En Japón, aunque no era colonia británica, también se circulaba por la izquierda, práctica que comenzó temprano y fue oficializada en 1872, cuando se construyó el primer ferrocarril con tecnología británica, a la que siguió la construcción de una red de tranvías. Años después, en 1924, la circulación por la izquierda se convirtió en ley.


Por esa razón el metro y el tren en Bizkaia circulan por la izquierda, porque los primeros coches que se adquirieron eran británicos y llevaban el puesto de conducción y demás especificaciones técnicas adaptados a ese modo de circulación.
 

En 1825 solamente había 25 millas de vías férreas abiertas en el mundo y cincuenta años después había 160.000 millas. En 1825 solamente había dos locomotoras en uso para un ferrocarril público y a finales de siglo había 70.000.


Mientras que a finales del siglo XIX España iba a la zaga entre los países europeos en cuanto a su desarrollo ferroviario, Bizkaia era, después de Bélgica, el territorio más densamente cruzado por vías de ferrocarril y, respecto a la población, era la segunda que mantenía una ratio más alta, en 1893 contaba con 11,4 km de vía por cada 10.000 habitantes y Suecia, que era la primera, tenía 16,57 km. por cada 10.000 habitantes. A esta cifra llegó Bizkaia en 1906.


La importancia y la magnitud de este desarrollo técnico se deben a padre e hijo George y Robert Stephenson y al nacimiento de la compañía Stockton & Darlington Railroad.


Hablemos de sus inventores:


Periculum Privatum Utilitas Publica lo que quiere decir: un riesgo privado al servicio público.


Edward Pease y George Stephenson fundaron la primera vía férrea pública del mundo, la línea Stockton-Darlington, en el noreste de Inglaterra. El primer ferrocarril, de la compañía Stockton & Darlington Railroad dirigida por George Stephenson, se inauguró el 27 de septiembre de 1825 y la compañía Robert Stephenson & Company, en Forth Street, Newcastle-upon-Tyne, fue la primera constructora de locomotoras del mundo.


Durante algunos años esta vía sólo transportó carga; en ocasiones también utilizaba caballos como fuerza de tiro. George Stephenson construyó y condujo la "Locomotion"


No obstante se puede considerar como la primera vía férrea pública para el transporte de pasajeros y de carga, que funcionaba exclusivamente con locomotoras de vapor a la de Liverpool-Manchester, inaugurada en 1830. En octubre de 1829, Stephenson construyó su. locomotora "Rocket", que llegó a circular a 40 kilómetros por hora en los ensayos.


Y hablando de ferrocarriles, hablemos de nuestra estación de Abando.


La primitiva estación de Abando, se construyó en 1865 para albergar la llegada del Ferrocarril Bilbao-Tudela, inaugurado en 1863.


La estación de Abando, además de una seña de identidad del Bilbao contemporáneo, es el único exponente en Euskadi de las grandes estaciones terminales ferroviarias del pasado, dotada de una única marquesina que abriga todas las vías. Este concepto, inaugurado hacia 1863 con la magnífica estación de Saint Pancras en Londres, se convirtió en el más representativo de la arquitectura ferroviaria durante casi un siglo y es precisamente Bilbao-Abando una de las últimas estaciones construidas en el mundo con esta tipología. Actualmente, la mayor parte de estas estaciones gozan de algún grado de protección. Así sucede con todas las estaciones dotadas de este tipo de marquesinas en el resto del Estado (Valencia, Barcelona-Término, Madrid-Atocha, Sevilla-Plaza de Armas y La Coruña-San Cristobal), aunque no todas conservan su uso ferroviario, ya que la de Sevilla se ha convertido en centro comercial y la marquesina de Madrid-Atocha, aunque forma parte del conjunto de la actual estación de Atocha, alberga un jardín tropical.