Patrimonio Industrial



Elementos del patrimonio industrial y de la obra pública en Euskadi

Barrio San Ignacio

barrio_san_ignacio
sombra imagen
Página web:  https://goo.gl/vWIHuP
Territorio:  Gipuzkoa
Municipio:  Legazpi
Grado de protección:  Ninguno
Actividad:  Vivienda

El barrio de San Ignacio se creó en Legazpi según las normas dictadas por el Instituto Nacional de la Vivienda (INV), para satisfacer la acuciante demanda de vivienda generada por el incremento demográfico en la década de los cuarenta. Lo construyó la empresa Patricio Echeverria S. A. con criterios higienistas en el diseño de bloques de doble crujía, para garantizar una iluminación y aireación suficientes y con un diseño que ya preconizaba el funcionalismo, excluyendo todo ornamento.

El nuevo barrio San Ignacio, se levantó en 1945, en terrenos (21.888m2) cedidos por la empresa a la obra sindical del hogar, en lo que sería la ampliación del casco urbano de Legazpi. El proyecto (en ladera, en tres terrazas), a cargo del arquitecto Juan Carlos Guerra, daba cabida a 102 viviendas y tres lonjas de comercio. Una plaza de 65 x 30 m, era el centro de expansión de la barriada. A la derecha, un conjunto de edificios de cuatro casas unidas entre sí, cada una de tres plantas. A la izquierda, un bloque o conjunto de edificios integrado por cinco casas también unidas entre sí. Coronando la parte más elevada, un conjunto de edificios en línea compuesto por nueve casas unidas entre sí, igualmente de tres plantas, para un total de 48 viviendas y 3 lonjas.

Los edificios se ordenan en un conjunto armónico y variado adaptado a la irregularidad del terreno: se alternan casas en línea con casas independientes y edificios de distintas alturas, con zonas destinadas a espacios verdes. Los elementos decorativos se reducen a la mínima expresión, poco más que un escudo en una de las esquinas o la hornacina con la figura de san Ignacio que preside el conjunto. Los edificios se levantaron en estructura de hormigón, con gruesos muros de piedra y huecos de iluminación de dimensiones moderadas. Únicamente se abren algunos de arco de medio punto en los huecos de las escaleras y en los pisos altos. Un amplio zócalo de mampostería vista recorre la planta baja como único elemento que evita la monotonía en las fachadas. Todas las plantas se destinaron a uso residencial con una distribución predeterminada: vestíbulo, cuarto de aseo con ducha independiente, cocina, comedor y tres dormitorios, con una superficie de 103,82 m2. En 1951 se completaron las edificaciones en el barrio de San Ignacio con 15 viviendas y una lonja. 

Las viviendas fueron propiedad de la empresa hasta 1984, en que paulatinamente fueron vendidas a sus inquilinos. Los viales, la plaza y el saneamiento fueron cedidos al ayuntamiento. El barrio conserva en la actualidad sus características generales en cuanto a volúmenes, espacios libres, etc. El interior de muchas de las viviendas se ha visto modificado para adaptarse a los nuevos tiempos, aunque en el número 5 se puede visitar, tras la puesta en valor llevada a cabo por la fundación Lenbur, una de las viviendas mejor conservadas, lo que la convierte en un documento de gran valor que nos ayuda a comprender los modos de vida de la década de los cincuenta. Patrimonio industrial en el País Vasco, vol 2, pg. 1238.

Barrio San Ignacio
sombra imagen