Patrimonio Industrial



Elementos del patrimonio industrial y de la obra pública en Euskadi

CAF

caf
sombra imagen
Página web:  https://goo.gl/vWIHuP
Territorio:  Gipuzkoa
Municipio:  Beasain
Grado de protección:  Ninguno
Actividad:  Transporte y comunicaciones

La CAF de Beasain es conocida en la comarca del Goierri como Fabrika Haundie, la fábrica por antonomasia de la zona. Enraizada en la tradición metalúrgica local, desde sus inicios tuvo una voluntad emprendedora que la convirtió en una de las grandes empresas protagonistas de la industrialización y modernización no sólo de la comarca, sino del País Vasco.

Sus orígenes se remontan a 1860, en que se funda la Fábrica de Hierros de San Martín que ya innovó instalando el primer horno alto al carbón vegetal de toda Gipuzkoa. Tras la última Guerra Carlista renuevan las instalaciones con la construcción de una presa en el río Oria y el establecimiento de nuevos hornos y, en 1882, inaugura, entre otras, la primera planta de hoja de lata de España tras conseguir la patente en Inglaterra. Cuatro años más tarde esta planta será trasladada a Sestao, donde adoptará el nombre de La Iberia, una de las empresas que participará en la génesis de Altos Hornos de Vizcaya. 

En 1892 la Maquinista Guipuzcoana refundará la sociedad orientándola a las construcciones metálicas y de material móvil de ferrocarril y, a principios del siglo XX, se perfilará definitivamente su orientación productiva. Con el nombre de Fábrica de Vagones de Beasain producirá vagones y material móvil de ferrocarril. Para ello acometió una profunda remodelación dotandose de un equipamiento técnico espectacular.  Fue considerada como una de las más modernas de las grandes industrias nacionales, que apostaba también por los mercados internacionales. A partir de entonces, fiel a su carácter, ha sabido adaptarse con éxito a las nuevas coyunturas económicas. Convertida en Compañía Auxiliar de Ferrocarriles Sociedad Anónima (CAF), desde 1917 se dedica a la producción de todo tipo de material ferroviario, integrándose en el año 1971 en la firma Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles S.A. 

Sus instalaciones, repartidas entre los municipios de Beasain, Lazkao y Ordizia, constituyen un espacio fabril de primero orden. Sus 460.000 m2 configuran un complejo entramado espacial, arquitectónico y viario en el que los elementos fabriles propiamente dichos conviven con edificios residenciales y auxiliares para operarios y empleados de la empresa, que han sido ordenados en función de una planificación urbanística propia, cuyos criterios se han venido ajustando a las coyunturas de cada época. Se ha generando así un paisaje heterogéneo donde conviven trazas del urbanismo fabril de principios de siglo xx con elementos actuales, un interesante catálogo de arquitectura industrial que abarca todo el siglo xx. 

De principios del s. XX son magníficos ejemplos el edificio de la central de fuerza, hoy en proceso de rehabilitación, o el espectacular taller de montaje, de ocho naves contiguas, de 11 m de luz y 154 m de longitud cada una, con la característica cubierta en faldón quebrado de CAF, en las que se observa todo un despliegue de la arquitectura de hierro roblonado, con el pilar de celosía como protagonista. Los cuidados cerramientos muestran detalles decorativos modernistas con escalonamiento de revoque en los hastiales, vanos de medio punto geminados montados con rosca de ladrillo visto en ventanas, y cartelas recortadas que aluden a un código de identificación de secciones vinculado a una organización productiva ya desaparecida. 

La arquitectura moderna está presente en la clínica o el taller de Bogies, (1940) imponente edificio de dos plantas y cubierta aterrazada con estructura de hormigón armado. A mediados del siglo XX nuevos proyectos se 

materializaron en una arquitectura  funcional en la que el ladrillo visto cobró protagonismo: la central eléctrica, de Luis Alústiza, y el magnífico edificio de los nuevos talleres mecánicos, nueve naves, seis de 25 m de ancho y tres de 30 m, con un fondo común de 135 m y una superficie cubierta de 32.000 m2. Son de estructura metálica soldada, de chapas y perfiles comerciales, y cubierta con faldón quebrado de uralita y vidrio en lucernarios. Los cierres tienen una equilibrada proporción de superficies en ladrilleta y grandes ventanales metálicos (hoy cerrados con u-glass en la fachada principal), que exhibe el funcionalismo de las grandes naves de los años cincuenta y sesenta son algunos de ellos. 

A principio de los setenta se levantó el laboratorio experimentando con una arquitectura a base de materiales prefabricados, con estructura de perfiles metálicos, cerramientos de chapa de aluminio y superficies acristaladas, todo ello sobre un zócalo de ladrillo visto. Se trata de un sorprendente ensayo de arquitectura prefabricada, modular. 

En los últimos años se están incorporando nuevos lenguajes y conceptos arquitectónicos en las nuevas instalaciones fabriles como la nave de pruebas, la oficina técnica o la estación de bombeo, obras todas ellas firmadas por el Estudio Arizmendi Unzueta S.L. Patrimonio industrial en el País Vasco, vol 2, p. 933.


CAF
sombra imagen
CAF
sombra imagen
CAF
sombra imagen
CAF
sombra imagen
CAF
sombra imagen
CAF
sombra imagen