Patrimonio Industrial



Elementos del patrimonio industrial y de la obra pública en Euskadi

Ingeniería del FFCC de Gipuzkoa

ingenieria_del_ffcc_en_gipuzkoa
sombra imagen
Página web:  Ingeniería del FFCC de Gipuzkoa
Territorio:  Gipuzkoa
Municipio:  Abaltzisketa
Grado de protección:  Ninguno
Actividad:  Transporte y comunicaciones

La construcción del trazado del ferrocarril del Norte en Gipuzkoa supuso una auténtica revolución en las infraestructuras de esta provincia, tanto por ser el primer camino de hierro que atravesó el territorio histórico, como, sobre todo, por la gran envergadura de las obras, y la rapidez con la que se ejecutaron. Los primeros trabajos se iniciaron el 22 de junio de 1858 y, seis años más tarde, el 15 de agosto de 1864 se procedía a la inauguración no solo de los 100 kilómetros que vertebran nuestra provincia, sino también los restantes 540 kilómetros de su continuación hasta Madrid. La nueva vía supuso novedades como la perforación de grandes túneles, un tipo de obra sin precedentes  en Gipuzkoa, o la construcción de puentes y viaductos de dimensiones hasta entonces totalmente desconocidas en el territorio.

La totalidad del trazado del ferrocarril de Madrid a Irún, incluido su paso por el territorio guipuzcoano, se realizó con explanaciones y obras de fábrica para doble vía, aunque en un principio se estableció solo una. De hecho, la segunda no se montaría en Gipuzkoa hasta 1911.

En lo relativo a los túneles, sin duda, la actuación más importante fue la perforación del túnel de Oazurza, de 2.957 metros de longitud, que permitía a la vía saltar de la cabecera del valle del Oria a la del Urola, entre las estaciones de Zegama y Brinkola-Oñati. Por sus dimensiones, el túnel de Oazurza supuso un record nacional.

Se levantaron, también, un total de 34 puentes con una luz superior a los diez metros, lo que representaba una longitud total de 1.374 metros. De ellos, quince servían para cruzar el cauce del río Oria, mientras que con los restantes se superaban los cauces del arroyo Salera y los ríos Estanda, Leizarán, Urumea, Oiartzun y Bidasoa.

Once de los puentes del ferrocarril del Norte eran de estructura metálica y los restantes de sillería. Entre los primeros destacaba el espectacular viaducto de Ormaiztegi, que con sus cinco vanos, 288 metros de longitud y 35 metros de altura máxima, superó en su día diversos registros nacionales.

De los puentes de sillería, sin lugar a dudas el más destacado es el puente internacional sobre el Bidasoa, de cinco arcos y 100 metros de longitud, cuyos cuatro pilares están adornados, respectivamente, con las iniciales de la reina Isabel II, el emperador Napoleón III y los escudos de España y Francia.