Patrimonio Industrial



Elementos del patrimonio industrial y de la obra pública en Euskadi

Puente María Cristina

puente_maria_cristina
sombra imagen
Página web:  https://goo.gl/daxpEo
Territorio:  Gipuzkoa
Municipio:  San Sebastián
Grado de protección:  Ninguno
Actividad:  Obra pública
puente_maria_cristinaUbicacion en Google Maps

A finales del siglo XIX la expansión de San Sebastián hizo necesaria la ocupación de la margen derecha del río Urumea. En 1894 se autoriza la ejecución del ensanche de Gros lo que obliga a la construcción del muro de encauzamiento en la margen izquierda y genera la necesidad de mejorar la comunicación entre ambas orillas.  El 15 de septiembre de 1903 se publica la convocatoria para la construcción de un puente contiguo a la Estación del Norte, allí ubicada, según unos parámetros obligatorios: 88 m entre los muelles, 20 m de anchura total, una cota de 2,30 m del Paseo del Urumea en la margen izquierda sobre la pleamar equinoccial. Los arcos habían de ser de piedra u hormigón armado (si fuera este el caso, se recubrirían con azulejos o mármoles), se acota un presupuesto máximo de medio millón de pesetas sin contar la cimentación y se impone la presencia de al menos un ingeniero de caminos.

 

Gana el proyecto del ingeniero Juan José Ribera que se decanta por un puente de hormigón de 23 arcos de 24 m de luz libre con dos pilas de 3 m de ancho, dando a los estribos un saliente de 5 m respecto al paramento de los muros de ambas márgenes. Tanto las pilas como los estribos son de hormigón, recubierto de sillería y piedra artificial y de generosas dimensiones. El Ayuntamiento encarga también a la empresa de Ribera la cimentación del puente. Se draga tan sólo 1,70 m por debajo de la cota de aguas bajas, se hincan pilotes de hormigón armado y se enlazan las cabezas de estos con un encepado de 1 m de altura. A las zapatas se les da 3 m de altura.

 

La decoración tuvo gran importancia por cuanto que se prefijó en las bases del concurso que el puente tuviera un carácter grandioso y monumental ya que iba a ser la puerta de entrada a la ciudad. Ribera la dejó en manos del arquitecto Julio Martínez Zapata. Los frentes y los tímpanos de arcos son de piedra artificial y mayólicas elaboradas por Daniel de Zuloaga. Las barandillas de mármol comprimido y de fundición. Pilas y estribos tiene zócalos de sillería caliza y los tajamares de éstas llevan unas proas con nereidas de fundición. De fundición, como las barandillas (del fundidor madrileño Francisco Iglesias), son también las farolas y los candelabros modelados por Mariano Benlliure. Los obeliscos de 18 m que dejan tres puertas de 3 m para el paso de peatones, llevan un zócalo de sillería y se rematan con esculturas de 4 m que representan la Paz y el Progreso, del escultor Ángel García.

 

La hinca de los primeros pilotes comienza el 4 de junio de 1904, el 14 de octubre se concluye el forjado y se da la obra por concluida el 21 de diciembre. Tras seis meses de complicados trabajos el puente se inauguró el 20 de enero de 1905. En los años ochenta se encarga su rehabilitación al estudio de Juan José Arenas que opta por una intervención radical en lo estructural y mimética en lo decorativo. Se sustituyeron las viejas bóvedas por arcos-tímpano prefabricados en hormigón armado. Es reinaugurado el 20 de enero de 1985. Patrimonio industrial en el País Vasco, vol 1, pg. 629.

Puente María Cristina
sombra imagen
Puente María Cristina
sombra imagen