Patrimonio Industrial



Elementos del patrimonio industrial y de la obra pública en Euskadi

Talleres de Zorroza

talleres_de_zorroza
sombra imagen
Página web:  https://goo.gl/vWIHuP
Territorio:  Bizkaia
Municipio:  Bilbao
Grado de protección:  Inventariado
Actividad:  Siderometalurgia y bienes de equipo
talleres_de_zorrozaUbicacion en Google Maps

Ver TALLERES DE ZORROZA en un mapa más grande

Constituida en 1871 bajo la denominación Marinel-Lofreinke-Tous y Cª, y dedicada a las construcciones mecánicas, no fue hasta 1901 cuando se convirtió en sociedad anónima y pasó a denominarse Talleres de Zorroza y a fabricar grúas manuales, eléctricas y de vapor, bombas de aire de combustible para buques, locomotoras, calderas y depuradoras de agua sistema Paterson, de quienes tenían cedidas sus patentes. Formó parte del consorcio Sociedad Española de Construcciones Metálicas, S.A. y llegó a ser una de las empresas más importantes del sector de las construcciones metálicas. En la década de los ochenta, se produce una reconversión y la sociedad se fusiona con J. J. Drug S.A. y Elyma-Urbasa formando Saelmat, S.A. dedicada al transporte, manutención y elevación.

El conjunto fabril, ubicado en el límite del municipio bilbaíno, en la confluencia de los ríos Cadagua y Nervión, área hoy denominada Punta Zorroza, se levantó entre 1903-1908 y estaba formado seis pabellones y un edificio de oficinas. Actualmente sólo se conservan tres inmuebles: el pabellón de oficinas y vivienda, el taller mecánico y el pabellón de la central de fuerza. Las oficinas fueron proyectadas por Hermenegildo Lozano, aunque Nicolás Sanz continuó la construcción. Se trata de un edificio de tres alturas y planta rectangular, de estructura de madera y muros de carga sobre los que apoya la cubierta. El edificio de viviendas, adosado al de oficinas fue, probablemente, construido por Nicolás Sanz según unos patrones de aire british en boga en las villas de la gran burguesía bilbaína del momento. Es una construcción de tres alturas con un amplio tejado rematado en punta, arcos estilo Tudor sobre los que apea el alero de la fachada principal y amplios miradores. La fachada de ambos edificios sigue un mismo lenguaje constructivo con vanos organizados armoniosamente: recercos moldurados, alfeizares volados que se continúan en la parte inferior de las ventanas, cornisas y líneas de imposta que remarcan la horizontalidad del inmueble.

Nicolás Sanz fue también el constructor del taller mecánico y del pabellón de la central de fuerza. El primero es un edificio trapezoidal de estructura metálica y ladrillo con cubierta en shed sobre cerchas metálicas distribuidas en cinco crujías a la manera de las construcciones industriales propias de principios de siglo. En su diseño integra elementos propios de la arquitectura del momento como la piedra imitando falsos sillares, los emplacados lisos en los accesos, la traslación en la fachada de la estructura interna, así como las placas lisas que delimitan la vertiente del shed.

El pabellón de la central de fuerza es una nave de planta rectangular que remata en cubierta a doble vertiente sobre cerchas metálicas cerrada con muros de ladrillo enfoscado sobre zócalo de mampostería y vanos de ventanas de medio punto recercadas en ladrillo. La fachada se decora con aires clasicistas, con dos pilastras coronadas por cubos facetados con bandas verticales paralelas, siguiendo unos parámetros frecuentemente utilizados en edificios urbanos de servicios como alhóndigas, mataderos o del sector de la energía, como en este caso. Está inscrito como Bien Cultural con categoría de Monumento en el Inventario General del Patrimonio Cultural Vasco (BOPV. Orden 14 de abril de 1999). Patrimonio industrial en el País Vasco, vol 2, p. 868.

 

Talleres de Zorroza
sombra imagen
Talleres de Zorroza
sombra imagen